HHhH, Laurent Binet.

Galardonada con el Premio Goncourt de primera novela en 2010, el título de esta obra hace referencia a la frase alemana “Himmler Hirn heisst Heydrich” [el cerebro de Himmler se llama Heydrich], y alude a lo que se decía del jefe de la Gestapo Reinhard Heydrich, sobre cuya ejecución por parte de la Resistencia discurre la obra. Entre otras lindezas también le llamaban “La bestia rubia”; como se dice en un momento de la novela: para entender a los alemanes de esa época sólo habría que comprender cómo ese apodo podría ser algo positivo.

Lo primero que se puede decir de esta novela es que, si te gustan las primeras páginas de HHhH, en menos de una semana la habrás finiquitado. Se lee rápido (podríamos considerarla un page-turner), es entretenida, aprendes historia sobre la II Guerra Mundial de un modo ameno y te identificas con personajes universales, tanto con los ficticios de la novela como con el que muestra el narrador-autor.

 Quizá no sea como para darle un premio, ya que la obra no presenta un uso novedoso del lenguaje, una estructura original y esas cosas que señalan los críticos que suponemos que algo tienen de razón. Pero está bien escrita. Y quizá podríamos aplicar esa máxima que alguien inventó que dice:

Si no tienes nada malo que decir de una novela, no la compares con Proust.

 HHhH, Laurent Binet. Barcelona: Seix-Barral, 2011.

Un comentario sobre “HHhH, Laurent Binet.

  1. El título de la novela, HHhH, en realidad es el acrónimo de “Himmler Hirn heisst Heydrich” (el cerebro de Himmler es Heydrich). El título y el tema (el atentado a uno de los jefes nazis) me parecieron muy sugerentes a priori y las críticas han sido fantásticas. También ha sido la ganadora del Premio Goncourt a la Primera Novela 2010. Todo me hacía pensar que me encantaría … pero no ha sido del todo así. Hay que reconocer el mérito del autor porque se ha documentado muchísimo para escribirla, pero yo he tenido la sensación durante toda la obra que estaba leyendo una enciclopedia, no una novela histórica. Los hechos son los que son, evidentemente, pero yo habría agradecido como lectora un poco de distancia respecto al rigor de los datos para ganar empatía con los personajes. Lo he encontrado demasiado fría y aséptica.

    Recomendable para todos aquellos a los que os gusten las obras sobre este período de nuestra historia y el rigor científico e histórico más absoluto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s