Sobre la Revolución de Octubre

Isabel Calzas

En estos días en los que se conmemora el centenario de la Revolución rusa de 1917, traemos aquí una selección de libros sin más pretexto que el haber ido encadenando su lectura en los últimos meses.

Señalar la importancia del acontecimiento es ya un lugar común, pero lo cierto es que no podemos obviar su centralidad en todo lo ocurrido a lo largo del pasado siglo, tanto por su influencia decisiva en las relaciones internas y externas entre los países, como por haber marcado, en muchos y decisivos casos, los cambios políticos y las posiciones de los partidos. El historiador marxista británico Eric Hobsbawm desarrolló el concepto del “corto siglo XX” que comprendería desde 1914 hasta 1991, enmarcado entre el inicio de la Primera Guerra Mundial, que supuso la desintegración de los imperios ruso, austro-húngaro, alemán y otomano, y el derrumbamiento del bloque soviético, un siglo indudablemente recorrido por las consecuencias de la Revolución rusa.

Son bastantes las novedades que se han editado o reeditado este año en torno a este centenario, como es el caso de la traducción de La Revolución rusa de Richard Pipes (Debate, 2016), publicada originalmente en 1990.

Su autor está considerado como uno de los mayores especialistas en historia rusa y fue asesor del presidente Reagan durante los años 80 para asuntos soviéticos. Es bien conocida su visión crítica de la Revolución, pero su lectura, pese a lo voluminoso de su obra, es absorbente. Describe y examina, desde los inicios, los acontecimientos acaecidos en las décadas finales del siglo XIX, pasando por la revolución de 1905 hasta llegar a la Guerra civil. Es muy interesante el análisis que hace de los diferentes grupos sociales, como el campesinado y los intelectuales, y su posicionamiento en torno a los acontecimientos. Su idea principal es que la verdadera revolución se produjo en del mes febrero, que desembocó en el derrocamiento de la monarquía y el establecimiento de un gobierno provisional, pues lo que tuvo lugar en octubre fue un golpe de estado de los bolcheviques. Su análisis de la figura de Lenin es muy crítico, incluso demoledor en cuanto a algunas cuestiones, como su ambición de poder y su odio irracional a la burguesía.

Otra obra de análisis es la de Rex A. Wade, 1917: La Revolución rusa (La Esfera de los Libros, 2017). Su narración es más sintética pero ofrece una clara descripción de los hechos, aportando también la visión de lo que ocurría paralelamente fuera de las grandes capitales como San Petersburgo y Moscú, y dando cuenta de los desplazamientos que surgieron en los partidos, lo que denomina como “realineamiento” de todo el espectro político.

Atrapados en la Revolución rusa de Helen Rappaport (Palabra, 2017) es una interesante crónica de cómo vivieron en primera persona estos acontecimientos los extranjeros allí residentes, pues por causa de su profesión trabajaban en oficinas, bancos, embajadas, periódicos o eran meros visitantes. Buena parte de ellos dejaron testimonio de su experiencia a través de cartas y de diarios que dan cuenta de los hechos en aquellos primeros momentos en las calles de San Petersburgo. Esta narración coral nos presenta la visión múltiple de unos testigos presenciales capaces de describir las colas de las mujeres para abastecerse de pan, los enfrentamientos y las movilizaciones en las calles, las cargas contra los manifestantes o la pasividad del Zar, pero que también, y al mismo tiempo, transmiten las ilusiones y las esperanzas que se vivieron en aquellos momentos decisivos.

Por último una visión de parte, la que nos ofrece Victor Serge en Memorias de un revolucionario (Veintisiete Letras, 2011).  Hijo de emigrantes rusos y nacido en Bélgica, dedicó su vida a la revolución, a la que no se pudo unir hasta 1919, año en el que se le permitió viajar a Rusia. Trabajó con Gorki y con Zinoviev, participando activamente en los primeros años de cambio político que se produjo en el país. Admirador de Lenin, pero muy crítico con la represión que se inició desde los primeros años (Kronstadt, organización de la Cheka, etc.), toda su obra, incluida la de ficción, da testimonio de su integridad intelectual y de su espíritu crítico con los resultados de la Revolución.

La Revolución Rusa en la Biblioteca de la UNED

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s