Cómo ser mujer. Caitlin Moran

Durante años, las mujeres hemos vivido de acuerdo al papel que nos asignaba el sistema, la sociedad, y hasta nosotras mismas, casi sin cuestionárnoslo. Aunque lo ganado en la conquista de libertades no deja lugar a dudas, perviven muchos tabúes y lugares comunes al respecto de cómo se ha de ser mujer, cómo han de hacernos sentir algunos hitos vitales como la maternidad, y cómo hemos asumido patrones estéticos sacrificados que el género masculino ni siquiera se plantea (inteligentemente).


La escritora y periodista británica Caitlin Moran habla en este libro, publicado en 2011 y convertido en todo un bestseller, de lo que implica hoy en día ser mujer: desde lo –aparentemente- más banal como la depilación integral, llevar tacones o bragas diminutas que no cumplen siquiera con su función primordial, hasta la maternidad entendida como modo de realización personal, el feminismo y el aborto.


Cómo ser mujer es un libro tremendamente divertido, desvergonzado y punki, que mete el dedo en la llaga, reivindica y llama la atención de las mujeres para colocarnos en el espacio de igualdad que nos corresponde: nos zarandea mientras nos partimos de risa. El sentido del humor es uno de los mejores desengrasantes y movedores de conciencia que existen, y es de agradecer que sirva para acercarse a temas graves y super importantes a los que, lejos de restarle importancia, Moran eleva a la categoría de arte cómico. Además, esta riot motherrr, como la define Kiko Amat, macarra y grunge, se ridiculiza a sí misma con un virtuosismo propio de una Bridget Jones pasada por el filtro de lo políticamente incorrecto.

Moran habla de su vida, a partir de la entrada en la pubertad, y de su adolescencia en Wolverhampton, siendo la mayor de ocho hermanos en una familia de escasos recursos. Cuenta sus primeros encuentros sexuales, su trabajo en publicaciones musicales alternativas, su relación con los hombres, la maternidad, sus miedos e ideas preconcebidas sobre cómo debería actuar una mujer en estas situaciones, todo con una honestidad descarnada digna de admiración. En muchos de estos temas, Moran pone el acento sobre que seamos las propias mujeres las que no nos atrevemos a menudo a reconocer lo poco que nos gusta el papel que asumimos.


“Cuando se tratan temas como el aborto, las operaciones de estética, los partos, la maternidad, el sexo, el amor, el trabajo, la misoginia, el miedo, o cómo se siente una dentro de su propia piel, las mujeres siguen sin contarse muchas veces la verdad, excepto cuando están muy, muy borrachas. Es posible que el número cada vez mayor de mujeres que, según los estudios, beben compulsivamente, no sea más que un intento de la mujer moderna de mejorar la comunicación entre ellas.”


“No me sorprende que las mujeres hayamos estado tanto tiempo oprimidas por los hombres, pienso restregando mis bragas con un cepillo de uñas y un jabón de brea en el cuarto de baño. Quitar la sangre seca del algodón es un coñazo. Estábamos tan ocupadas frotando y frotando que no pudimos hacer campaña a favor del voto femenino hasta que aparecieron las primeras lavadoras.”

Caitlin Moran. Cómo ser mujer. Barcelona:Anagrama, 2011. Trad. de: How To Be a Woman.