Que no pare la música

Es frecuente encontrar personas que manifiestan cierta hostilidad a la música clásica que jamás se han sentado a escuchar un fragmento, ni han acudido a un concierto de este tipo de música. Otros afirman que les aburre o que les gusta mucho, pero que no entienden nada de ciertos estilos. Es comprensible el rechazo a obras musicales que se compusieron hace siglos por músicos tan diferentes a los actuales, que estaban al servicio de la Iglesia o de reyes y aristócratas.

Hoy en día se reclama música de fácil consumo y nos estamos olvidando de sonoridades y músicas en las que, entre otros aspectos, están nuestras raíces musicales. La sociedad moderna está perdiendo oído especialmente en países con poca tradición musical. La falta de educación en este arte también justifica muchas de estas actitudes, pero nada está perdido si nuestro objetivo es disfrutar de cualquier obra musical, porque esto está garantizado si nos preparamos para ello. 

Para apreciar a fondo la música no es necesario ser un entendido, basta con aproximarse a ella con el oído y la mente abiertos. Conocer la época en la que se compuso, quién es su autor o la forma musical que ha adoptado pueden ayudarnos a adquirir la predisposición adecuada. Una exposición previa y progresiva a fragmentos de la obra musical con la que nos vamos a encontrar sería la manera ideal de familiarizarnos con los nuevos sonidos y melodías.

La música depende de su forma para impactar en el público y la forma que adopta es fruto de una elección personal del compositor y de la influencia de la historia. Las formas de la música están en constante evolución, existen modas, instrumentos que quedan anticuados u otros que se retoman y continuamente surgen nuevas estructuras y sonidos. Los músicos crean melodías a las que dotan de acompañamientos, inspirándose en sonidos de la naturaleza o de la actividad humana. Los ritmos más emocionantes tienen su origen último en el latido del corazón, en el pulso y en gran variedad de actividades del cuerpo como caminar, la danza y otras expresiones corporales. Hay una perfecta asociación entre los ritmos musicales y los ritmos biológicos de nuestro cuerpo, que explica la irresistible necesidad de seguir con las manos o con los pies un ritmo que oímos, o la sensación que nos produce en el estómago la percusión.

La duración es un aspecto importante de las obras musicales. Si vamos a escuchar una ópera sabremos que, por su estructura compleja y forma dramática, puede durar horas. Una sinfonía, dependiendo de la época en que se haya escrito, nos llevará cerca de una hora y de una canción popular no esperamos una duración de más de algunos minutos.

El compositor Robert Schumann (1810-56) en su Álbum para la juventud, dedicado a los jóvenes músicos, recogió algunos interesantes consejos referidos a las audiciones musicales. Schumann anima a educar el oído escuchando las canciones que caracterizan a cada pueblo y a prestar especial atención a los grandes músicos sin tener prejuicios hacia los que todavía no son reconocidos. Al mismo tiempo desaconseja juzgar una obra por una sola audición y escuchar las melodías fáciles y monótonas que cansan pronto, como nos ocurre con las canciones del verano que nos llegan a hartar.

El famoso director de orquesta norteamericano Leonard Bernstein (1918-1990) también se preocupó de la divulgación musical. A través de su exitoso programa de televisión Concierto para jóvenes, en el que hacía de presentador, pianista y director de la Orquesta Filarmónica de Nueva York, logró convertir a una generación de estadounidenses oyentes ocasionales de música en melómanos apasionados. En la Biblioteca Central de la UNED tenéis a vuestra disposición el libro El maestro invita a un concierto: conciertos para jóvenes que recoge las lecciones magistrales que daba Bernstein en su programa y que revolucionaron la manera de aproximarse a la música.

Escuchar música en directo es la mejor manera de oír música. La experiencia en vivo, en una sala de conciertos o al aire libre, permite que todos nuestros sentidos se activen y se pongan al servicio de la música. La presencia de una orquesta o de un coro, el arrebato del sonido, la fascinación de la situación y el silencio del público, sitúan al oyente en un ambiente perfecto para escuchar música. Ni siquiera la más absoluta falta de interés puede eludir la tensión y la energía que transmite una orquesta en sus momentos más brillantes. Otras obras musicales más íntimas, ejecutadas por varios instrumentos o voces, son capaces de envolver al oyente en mágicas atmósferas musicales. Nuestro sistema nervioso se activa ante la experiencia musical en directo. La música se planta frente al oyente y el estímulo intelectual y sensorial que produce nos lleva a recorrer estados mentales diversos y a captar la música en su dimensión y estado más puro. La música de ayer y de hoy es una aventura llena de emoción y de gozo, un viaje de descubrimiento que hacemos durante toda nuestra vida y que merece la pena.

Por todas estas cuestiones, desde este blog vamos a ofreceros en sucesivas entradas unas pautas generales para afrontar diferentes obras musicales, también con la intención de animaros a conocer nuevas y sorprendentes composiciones, que nos han legado los grandes genios de la historia de la música. 

Ni siquiera los muertos, Juan Gómez Bárcena

Ni siquiera los muertos de Juan Gómez Bárcena es una ambiciosa novela cuya historia comienza en el México del siglo XVI y llega hasta los Estados Unidos presididos por Trump. En ella nos encontramos con Juan de Toñanes, un español que emigró a México en la época de la conquista buscando la fortuna que no encontró y que sobrevive en una mísera taberna que regenta junto a su mujer india. El encargo del Visorrey de encontrar a un indio que se ha llevado un libro que quiere recuperar a toda costa le hace emprender una búsqueda prevista para quince días que, en caso de éxito, le hará lograr una buena recompensa. Ese abandono del hogar que dice serán quince días se convierte en cinco siglos de búsqueda de su tocayo indio, lo que puede hacer que leamos este libro como una novela de aventuras. Juan de Toñanes, en su viaje sin retorno, vivirá desde la peste que en el S. XVI diezmó a la población indígena, a la Revolución Méxicana; se encontrará con campesinos anónimos que le salvarán la vida, campesinos revolucionarios, revueltas de obreros, feminicidios y la migración ilegal a Estados Unidos a lomos del tren conocido como “La Bestia”. Personajes que tienen la esperanza de ir a mejor, de conseguir con sus luchas cierta justicia pero que volverán a perder, volverán a ser los muertos de la historia.

El título de la novela está inspirado en una cita del filósofo judío alemán Walter Benjamin de Sobre el concepto de historia, obra que escribió unos meses antes de suicidarse en Portbou cuando huía de la Gestapo. Benjamin dice: “Ni los muertos estarán seguros ante el enemigo si éste vence. Y ese enemigo no ha cesado de vencer.” Esta cita nos sirve para entender el marco teórico en el que Gómez Bárcena enmarca el libro del que hoy hablamos y nos da algunas claves interpretativas de lo que cuenta el novelista a través de una persecución que dura cinco siglos. Es ahora cuando cobra sentido que el indio Juan conforme avanzan los años y los siglos va tomando diferentes rostros y diferentes apodos, los de la gente en los márgenes, el rostro de los vencidos, los pobres, los olvidados, el rostro de aquellos no han cesado de perder. Es a los no protagonistas de la historia a los que Gómez Bárcena quiere dar voz, a los mismos que mira el ángel de la historia de Benjamin. El norte hacia el que siempre dirige su búsqueda Juan de Toñanes, siempre hacia delante; el norte que con el devenir de los cinco siglos y el desarrollo del capitalismo acaparará la riqueza. Ese norte y esa huida siempre hacia delante cuestiona la concepción lineal de la historia como progreso que supera etapas siempre hacia un futuro mejor.

Para acercarnos más a esta ambiciosa novela, nada mejor que escuchar al autor de la misma. Para ello os proponemos varias entrevistas, televisivas y radiofónicas. En primer lugar, en el programa Página 2 de RTVE en el que Gómez Bárcena nos habla de la novela al borde de los acantilados del pueblo cántabro de Toñanes, en que tiene sus orígenes la familia paterna del novelista y a la que homenajea apellidando así al protagonista de Ni siquiera los muertos. El autor también acudió al programa La aventura del saber a El ojo crítico y a un encuentro en el Espacio Telefónica.

No podemos acabar esta entrada sin hablar de la editorial responsable de la publicación de Ni siquiera los muertos, que ya había publicado otros dos libros de Gómez Barcena anteriormente. Sexto piso es una editorial independiente que ha conseguido en sus escasos años de vida destacar por la calidad de su fondo y que se ha convertido en uno de nuestros referentes. Todo su catálogo está constituido por libros imprescindibles que te dejarán huella y que puedes encontrar en la colección de la biblioteca central de la UNED.

Imagen de cabecera: Model of Tenochtitlan

Mujeres de ciencia y cine

Aunque a lo largo de la historia muchas mujeres han contribuido al avance del conocimiento en todos los campos científicos, la mayoría de estas aportaciones han pasado desapercibidas a nuestros ojos y no se han visto reflejadas en la historia de la ciencia. Que el cine rescate a algunas de estas mujeres y nos cuente sus historias es enormemente útil para contrarrestar esta invisibilidad, inspirar a generaciones futuras, superar estereotipos y fomentar vocaciones científicas. En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en Ciencia éstas son nuestras propuestas sobre científicas en el cine.

La mujer científica más representada en el cine es Marie Curie. Sobre la descubridora del radio se contabilizan al menos 6 largometrajes diferentes desde 1943. La Maire Curie de la alemana Marie Noelle (2016) nos relata como Curie se vio envuelta en un escándalo por adulterio que ensombreció el anuncio de su Premio Nobel de Química. En la película, el asunto amoroso relega a un segundo plano su portentoso talento como científica.

Bombshell: La historia de Hedy Lamarr (2017) narra la asombrosa vida de la que una vez fue considera como la mujer más bella de Hollywood. Lamarr fue además la precursora de las comunicaciones modernas y puede decirse que gracias a ella hoy tenemos WiFI, Bluetooth y GPS. Este documental nos descubre como la famosa actriz pasó horas encerrada en su laboratorio diseñando patentes para que el ejército aliado derrotara a los nazis con un sistema de comunicación secreto.

Contact, de Robert Zemeckis (1997), nos cuenta una historia basada en la vida de Jill Tarter, una astrónoma interpretada por Jodie Foster que dedicó su vida a buscar señales de otra vida inteligente en el espacio, trabajando para el proyecto SETI (Search for Estra Terrestrial Intelligence).

La mujer que soñaba con números (2020) es un docudrama sobre la española Andresa Casamayor, una matemática autodidacta que tuvo que publicar su manual de matemáticas con un seudónimo masculino. Científicos e historiadores nos cuentan aquí qué supuso su obra y cómo fue el momento en el que vivió.

Figuras ocultas(2016) recupera la historia de tres matemáticas afroamericanas que trabajaron para la NASA durante la carrera espacial de los años sesenta, pero cuyos logros fueron eclipsados por sus compañeros masculinos.

En el mismo contexto histórico transcurre Mercury 13 (2018), el documental sobre un grupo de mujeres excelentemente preparadas como astronautas que fue desechado al elegir únicamente varones para viajar al espacio exterior.

La historia de Jane Goodall también ha sido llevada a pantalla en decenas de ocasiones. El documental Jane (2017), que cuenta con la participación de la propia Jane, recoge imágenes y grabaciones inéditas desde los inicios de su carrera como primatóloga, unos tiempos en los que tuvo que viajar acompañada de su madre ante la prohibición de hacerlo sola por ser mujer.

Cuarenta años sin Lennon

Sonia Trol

El 8 de diciembre de 1980 Mark David Chapman, un perturbado obsesionado con la música de los Beatles y la lectura del libro El guardián entre el centeno, disparó cinco tiros a John Lennon y acabó con su vida. La muerte le llegó en uno de los momentos más interesantes de su carrera musical, acababa de publicar el disco Double Fantasy, tras cinco años de silencio. Este disco contiene alguna de sus mejores y más bellas canciones, entre ellas Woman, dedicada a su mujer Yoko Ono, (JustLike) Starting Over o  I´m Losing You.

Todo comenzó cuarenta años antes, un 4 de octubre de 1940, fecha del nacimiento en Liverpool de John Winston Lennon. Hijo de Alfred y Julia Lennon, vivió una infancia marcada por la ausencia de su padre, marino mercante y las infidelidades de su madre que llevaba un modo de vida escandaloso para la Inglaterra puritana de la postguerra. Este fue el motivo por el que terminó viviendo con su tía “Mimi” Smith y su marido. En sus años de colegio no destacó por ser un alumno notable sino todo lo contrario, era más bien conflictivo. A mediados de los años cincuenta, John estaba impresionado por la música Rock que llegaba de Estados Unidos, en especial por Elvis Presley, Buddy Holly, Little Richard o Chuck Berry. Su intención era crear un grupo de rock y pronto fundó The Quarrymen. Tenía 16 años y en una de sus actuaciones conoció a Paul McCartney y la historia de la música cambió para siempre. Más tarde se unirían al grupo George Harrison y Ringo Starr y el grupo pasaría a llamarse The Beatles.

The Beatles publicaron catorce discos y multitud de singles que arrasaron en las listas de éxitos, pero lo más importante es que su influencia en el rock se extiende hasta nuestros días. Entre sus discos más interesantes se encuentran Revolver (1966), donde comienzan a experimentar con nuevos desarrollos estilísticos, Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band  (1967), se alejan del pop-rock convencional de la época y experimentan con música India, psicodélica, music hall e influencias sinfónicas o The Beatle(1968), las canciones de este álbum abarcan distintos géneros desde el blues británico al Ska e influencias de grupos como The Beach Boys o músicos como Karlheinz Stockhausen. En estos discos indagan en nuevas formas de componer y nuevas técnicas de grabación.

A finales de los años 60, tras la muerte del mánager de la banda Brian Epstein y las continuas peleas entre John y Paul McCartney, las distancias entre los miembros del grupo se fueron acrecentando hasta que en 1970 la banda se disuelve. Lennon comienza su carrera en solitario. Unos años antes había conocido a su segunda mujer Yoko Ono (1966), con quien se casó en 1969. La figura de Ono ha sido denostada, haciendo caer sobre ella todos los males de The Beatles, incluida su separación, pero lo cierto es que Yoko Ono se convirtió en un apoyo fundamental para la vida y la carrera artística de Lennon. La cruel relación que Lennon mantuvo con su primera mujer Cynthia Lennon, a la que llegó a agredir y a quién dedicó la canción Getting Better del disco Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band, cuya letra dice:

“I used to be cruel to my woman

I beat her and kept her apart from the things that she loved

Man, I was mean but I\’m changing my scene

And I\’m doing the best that I can (ooh)”

Da paso a un Lennon que rechaza esos comportamientos violentos y machistas, que mantiene una relación muy distinta con Ono y que abandona casi por completo la vida pública para dedicarse al cuidado de su segundo hijo Sean (1975).

Lennon comienza su carrera en solitario en 1968, acompañado de Ono, con un álbum experimental Unfinished Music No.1: Two Virgins 1968. Después le siguen otros dos discos, hasta la grabación del álbum en directo Live Peace in Toronto en 1969, donde se encuentra todo un himno de una generacion Give Peace a Chance

Imagen de Stuart Hampton en Pixabay

Su conocida postura en contra de la guerra de Vietnam le provocó multitud de problemas con la administración del presidente Nixon, que le denegaba el visado para residir en EEUU. A este disco en directo le sigue John Lennon/Plastic Ono Band 1970, con canciones como God, Mother, que cuenta cómo se siente al ser abandonado por sus padres cuando era niño, o Working Class Hero, con una letra crítica con el capitalismo y la sociedad burguesa. Esta canción fue censurada en varias radios de EEUU.

En 1971 se publica Imagine donde encontramos la canción que da título al álbum Imagine

“Imagine there\’s no countries

It isn\’t hard to do

Nothing to kill or die for

And no religion too

Imagine all the people

Living life in peace”

En este mismo disco se encuentra la canción How do you sleep?, en la que hace una crítica a la música de Paul McCartney.

Sometime In New York City (1972), es su siguiente disco e incluye todo un alegato feminista como la canción Woman Is The Nigger Of The World. El título es una declaración de intenciones, pero la letra profundiza en la discriminación:

“We make her paint her face and dance

If she won\’t be aslave, we say that she don\’t love us

If she\’s real, we say she\’s trying to be a man

While putting her down we pretend that she is above us

Woman is the nigger of the world, yes she is

If you don\’t believe me take a look to the one you\’re with

Woman is the slave to the slaves”

Tras este disco vinieron cuatro más, hasta que en 1980, meses antes de ser asesinado, publica Double Fantasy, con el que hemos comenzado esta historia.

La muerte de Lennon conmocionó el panorama musical de los 80, dejó huérfana a la juventud mundial y cortó de raíz la posibilidad de que The Beatles se volvieran a reencontrar. Sus composiciones tanto como miembro de The Beatles como en solitario han influido en multitud de músicos en los últimos cuarenta años y se le considera una leyenda del pop rock. Su muerte nos dejó sin un soñador que imaginaba que otro mundo es posible.