Cuarenta años sin Lennon

Sonia Trol

El 8 de diciembre de 1980 Mark David Chapman, un perturbado obsesionado con la música de los Beatles y la lectura del libro El guardián entre el centeno, disparó cinco tiros a John Lennon y acabó con su vida. La muerte le llegó en uno de los momentos más interesantes de su carrera musical, acababa de publicar el disco Double Fantasy, tras cinco años de silencio. Este disco contiene alguna de sus mejores y más bellas canciones, entre ellas Woman, dedicada a su mujer Yoko Ono, (JustLike) Starting Over o  I´m Losing You.

Todo comenzó cuarenta años antes, un 4 de octubre de 1940, fecha del nacimiento en Liverpool de John Winston Lennon. Hijo de Alfred y Julia Lennon, vivió una infancia marcada por la ausencia de su padre, marino mercante y las infidelidades de su madre que llevaba un modo de vida escandaloso para la Inglaterra puritana de la postguerra. Este fue el motivo por el que terminó viviendo con su tía “Mimi” Smith y su marido. En sus años de colegio no destacó por ser un alumno notable sino todo lo contrario, era más bien conflictivo. A mediados de los años cincuenta, John estaba impresionado por la música Rock que llegaba de Estados Unidos, en especial por Elvis Presley, Buddy Holly, Little Richard o Chuck Berry. Su intención era crear un grupo de rock y pronto fundó The Quarrymen. Tenía 16 años y en una de sus actuaciones conoció a Paul McCartney y la historia de la música cambió para siempre. Más tarde se unirían al grupo George Harrison y Ringo Starr y el grupo pasaría a llamarse The Beatles.

The Beatles publicaron catorce discos y multitud de singles que arrasaron en las listas de éxitos, pero lo más importante es que su influencia en el rock se extiende hasta nuestros días. Entre sus discos más interesantes se encuentran Revolver (1966), donde comienzan a experimentar con nuevos desarrollos estilísticos, Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band  (1967), se alejan del pop-rock convencional de la época y experimentan con música India, psicodélica, music hall e influencias sinfónicas o The Beatle(1968), las canciones de este álbum abarcan distintos géneros desde el blues británico al Ska e influencias de grupos como The Beach Boys o músicos como Karlheinz Stockhausen. En estos discos indagan en nuevas formas de componer y nuevas técnicas de grabación.

A finales de los años 60, tras la muerte del mánager de la banda Brian Epstein y las continuas peleas entre John y Paul McCartney, las distancias entre los miembros del grupo se fueron acrecentando hasta que en 1970 la banda se disuelve. Lennon comienza su carrera en solitario. Unos años antes había conocido a su segunda mujer Yoko Ono (1966), con quien se casó en 1969. La figura de Ono ha sido denostada, haciendo caer sobre ella todos los males de The Beatles, incluida su separación, pero lo cierto es que Yoko Ono se convirtió en un apoyo fundamental para la vida y la carrera artística de Lennon. La cruel relación que Lennon mantuvo con su primera mujer Cynthia Lennon, a la que llegó a agredir y a quién dedicó la canción Getting Better del disco Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band, cuya letra dice:

“I used to be cruel to my woman

I beat her and kept her apart from the things that she loved

Man, I was mean but I\’m changing my scene

And I\’m doing the best that I can (ooh)”

Da paso a un Lennon que rechaza esos comportamientos violentos y machistas, que mantiene una relación muy distinta con Ono y que abandona casi por completo la vida pública para dedicarse al cuidado de su segundo hijo Sean (1975).

Lennon comienza su carrera en solitario en 1968, acompañado de Ono, con un álbum experimental Unfinished Music No.1: Two Virgins 1968. Después le siguen otros dos discos, hasta la grabación del álbum en directo Live Peace in Toronto en 1969, donde se encuentra todo un himno de una generacion Give Peace a Chance

Imagen de Stuart Hampton en Pixabay

Su conocida postura en contra de la guerra de Vietnam le provocó multitud de problemas con la administración del presidente Nixon, que le denegaba el visado para residir en EEUU. A este disco en directo le sigue John Lennon/Plastic Ono Band 1970, con canciones como God, Mother, que cuenta cómo se siente al ser abandonado por sus padres cuando era niño, o Working Class Hero, con una letra crítica con el capitalismo y la sociedad burguesa. Esta canción fue censurada en varias radios de EEUU.

En 1971 se publica Imagine donde encontramos la canción que da título al álbum Imagine

“Imagine there\’s no countries

It isn\’t hard to do

Nothing to kill or die for

And no religion too

Imagine all the people

Living life in peace”

En este mismo disco se encuentra la canción How do you sleep?, en la que hace una crítica a la música de Paul McCartney.

Sometime In New York City (1972), es su siguiente disco e incluye todo un alegato feminista como la canción Woman Is The Nigger Of The World. El título es una declaración de intenciones, pero la letra profundiza en la discriminación:

“We make her paint her face and dance

If she won\’t be aslave, we say that she don\’t love us

If she\’s real, we say she\’s trying to be a man

While putting her down we pretend that she is above us

Woman is the nigger of the world, yes she is

If you don\’t believe me take a look to the one you\’re with

Woman is the slave to the slaves”

Tras este disco vinieron cuatro más, hasta que en 1980, meses antes de ser asesinado, publica Double Fantasy, con el que hemos comenzado esta historia.

La muerte de Lennon conmocionó el panorama musical de los 80, dejó huérfana a la juventud mundial y cortó de raíz la posibilidad de que The Beatles se volvieran a reencontrar. Sus composiciones tanto como miembro de The Beatles como en solitario han influido en multitud de músicos en los últimos cuarenta años y se le considera una leyenda del pop rock. Su muerte nos dejó sin un soñador que imaginaba que otro mundo es posible.

La libertad musical: Beethoven y los Beatles

Este año se conmemora el cincuenta aniversario de la disgregación de Los Beatles, la banda de pop más famosa de todos los tiempos, y el 250 aniversario del nacimiento del revolucionario compositor Ludwig Van Beethoven (1770-1827). La música y la personalidad tanto del compositor como del archifamoso grupo están muy conectadas: compartieron el afán por innovar y romper con las tradiciones musicales, vivieron transformaciones políticas, sociales y estéticas que les inspiraron nuevas formas de expresión musical, y su talento y genialidad han trascendido más allá de su tiempo.

Beethoven fue un ambicioso compositor, director de orquesta y pianista. Su educación musical la inició su padre, cantante de la capilla de Bonn, con el propósito de convertirlo en un segundo Mozart. En una visita a Viena cuando tenía 17 años, Beethoven tocó el piano ante Mozart, quien, con muy buen ojo, le auguró un brillante futuro.

Los jóvenes Beatles no habían recibido una formación musical académica. John Lennon era el que tenía más conocimientos musicales, que trasmitió a sus compañeros. Las ganas del grupo por mejorar y experimentar llevaron a su música urbana a la cima.

La influencia de la música culta en Los Beatles es un elemento definitivo en su evolución. George Martin, llamado \»el quinto Beatle\», que contaba con una sólida formación musical, fue el productor que detectó algo especial en ellos. Desde sus inicios, se entregaron a la innovación. No versionaban, como el resto de las bandas, sino que hacían sus propias letras y canciones.

Beethoven vivió en una época muy estimulante y convulsa que culminó en la Revolución Francesa. Su pensamiento y su carácter liberal están presentes en toda su música. Los Beatles se forjaron en Liverpool, ciudad industrial periférica del Reino Unido, después de la Segunda Guerra Mundial. A la ciudad portuaria llegaban desde América y otros puntos del mundo las nuevas tendencias. El skiffle, el rhythm and blues y el rock and roll dejaron una profunda huella en ellos. En el estudio de grabación realizaban experimentos sobre su propia música, introduciendo y eliminando elementos sonoros, que aportaron realidad a su música.
Desafiando los límites de la creatividad, manipulando la música a través de las pistas electrónicas y produciendo canciones con letras que aludían a la agitación social producida por el Verano del amor en 1967, que difundió el movimiento hippie, consiguieron pasar a la historia de la música universal. Su disco Sargeant Pepper\’s Lonely Hearts Club Band (1967) situó a la formación dentro de las corrientes musicales más vanguardistas de la época.

La obra de Beethoven superó los convencionalismos, los géneros y los estilos musicales heredados del periodo clásico. Su rebeldía y su espíritu apasionado le llevaron a romper el esquema cerrado de las formas musicales, adaptándolas a la libertad individual y convirtiendo a la música en un vehículo ideológico que reflejaba su pensamiento revolucionario. Ludwig era reconocido en toda Europa como el principal pianista y compositor de su tiempo y sus sinfonías estaban a la altura de las de Haydn y Mozart. Aunque sus atrevidas innovaciones en ocasiones eran consideradas excentricidades, consiguió vivir de su música imponiendo su libertad creativa.

Sus audaces Cuartetos Rasumovsky (1806) llevan la intimidad y la fuerza expresiva al extremo. Sin embargo, en su momento fueron despreciados y tomados a broma, dando lugar a comentarios que acusaron a Beethoven de componer “música demente”. El músico y editor Clementí relató que, cuando le dijo a Beethoven: “Seguramente no pensará usted que estas obras son música”, refiriéndose a los cuartetos, Beethoven replicó: “¡Oh!, no son para usted, sino para una época posterior”.

La Quinta Sinfonía de Beethoven es la pieza de música clásica más conocida de todos los tiempos. Se suele interpretar como el reflejo musical de la lucha del compositor contra su sordera.  El célebre motivo de cuatro notas, tres corcheas y una blanca (ta- ta- ta- tán) con que se inicia su primer movimiento, se ha relacionado con frecuencia con el destino llamando a la puerta. En la Segunda Guerra Mundial, las emisiones radiofónicas de la BBC comenzaban con el inicio de La Quinta para infundir ánimo a los soldados aliados. Se establecía una relación entre el grupo rítmico inicial de la sinfonía y la v de victoria, ya que en código morse esta letra se compone de tres puntos y una raya, que puede equipararse con las tres corcheas y la blanca. Además, la v representa en números romanos el número de la sinfonía.

Los Beatles estaban familiarizados con la música de Beethoven. Cuando vinieron a tocar a España en 1965, un periodista les preguntó si habían oído música de verdad y si conocían a Beethoven. Paul McCartney respondió: ¿Cuál de las nueve sinfonías quiere que le silbe?
Su capacidad de unir tradición y vanguardia con una gran dosis de expresividad cautivó a masas no solo de jóvenes, que se identificaron con sus ritmos y canciones pegadizas. El tema Because, incluido en el álbum Abbey Road (1969), está documentado que lo compuso Lennon inspirándose en la sonata Claro de Luna de Beethoven.

En 1963 grabaron una versión de Roll Over Beethoven, de Chuck Berry, que se hizo más célebre que la canción original.  Berry la escribió en respuesta a su hermana, que siempre interpretaba música clásica al piano mientras que él quería tocar ritmos más modernos. La letra decía que dejase de una vez las partituras de Beethoven porque acababa de llegar el Rock and Roll.

All you need is love (1967) es una de las canciones más universales del grupo. En ella introdujeron elementos tan dispares como La Marsellesa, que suena al inicio, hasta arreglos de obras de otros músicos como Johann Sebastian Bach (la Invención nº 8 en Fa Mayor) Glenn Miller (In the mood y Greensleeves) o Jeremiah Clarke (Marcha Príncipe de Dinamarca). La incorporación de instrumentos exóticos como el sitar o el  kazoo aportaron originalidad a su música y contribuyeron a conformar el inconfundible sonido Beatles.

El fenómeno fan no es exclusivo de los de Liverpool: los conciertos de Beethoven eran un acontecimiento de gran expectación en Viena.  El estreno de la Novena Sinfonía en 1824 duró más de cuatro horas y fue dirigido por el propio compositor estando completamente sordo. La incorporación de una parte vocal en el último movimiento de la  sinfonía, sobre el poema de Friedrich Schiller Oda a la alegría, fue una licencia que no gustó mucho. Sin embargo, el paso del tiempo ha convertido a este coro en un himno universal que proclama la libertad y la fraternidad. Desde 2001, La novena forma parte del Patrimonio de la Humanidad, La Oda a la alegría fue el himno del equipo olímpico germánico en varias ocasiones y es el himno actual de la Unión Europea.

El mensaje del Himno de la alegría de Beethoven encuentra continuidad en dos canciones de John Lennon en su época post Beatles: Give Peace a Chance, compuesta en 1969 para protestar contra la guerra de Vietnam e Imagine (1975), que se ha convertido en un himno pacifista.